El Senado de Brasil aprobó la destitución de Dilma Rousseff con 61 votos a favor y 20 en contra.

El presidente interino, Michel Temer, deberá dirigirse ahora al Parlamento para asumir de hecho el cargo de forma permanente. Una segunda votación dejó libre el futuro político de Rousseff: no fue inhabilitada

El Senado brasileño destituyó hoy a la mandataria Dilma Rousseff por 61 votos a favor y 20 en contra, en una decisión que también confirma como presidente de Brasil a Michel Temer. La votación se efectuó este miércoles (31.08.2016) mediante un sistema electrónico que permitió conocer de inmediato la decisión. Dilma Rousseff aguardó el resultado de la votación en el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial de la Presidencia que ocupó hasta hoy, pero que ahora, al confirmarse su destitución, deberá desalojar

Su partido, el PT o Partido de los Trabajadores de Brasil, logró separar en dos votaciones el juicio político a Rousseff, de tal manera que primero se analizó su destitución y después su inhabilitación durante ocho años. Minutos antes del inicio de la votación, el PT presentó una moción pidiendo separar en dos votaciones la destitución y la deliberación sobre sus derechos políticos. Rousseff tiene 68 años y, si es inhabilitada por ocho años, como establece la legislación brasileña, solo podría volver a presentarse a unas elecciones con 76 años de edad. En la votación, 42 senadores se inclinaron por inhabilitar a Rousseff, 36 votaron a favor de mantenerle los derechos y 3 se abstuvieron, por lo que no se alcanzó los dos tercios (54 votos) de la Cámara alta necesarios para aprobar este tipo de mociones

Dijo Dilma el lunes en el senado:

“Este el segundo juicio al que soy sometida y en el que la democracia tiene un lugar junto a mí en el banquillo de los acusados. La primera vez fui condenada por un tribunal de excepción. De esa época, además de las marcas dolorosas de la tortura, quedó el registro en una fotografía de mi presencia delante de los verdugos: yo los miraba de cabeza erguida mientras ellos escondían sus rostros por miedo a ser reconocidos y juzgados por la historia.
Hoy, cuatro décadas después, ya no hay prisión ilegal, ya no hay tortura; los que me juzgan llegaron aquí por el mismo voto popular que me llevó a la presidencia. Tengo por todos el mayor respeto, pero mantengo mi cabeza erguida y continúo mirando a los ojos de los que me están juzgando” 

ddd

 

Viaje de Temer a China

Por su parte, Michel Temer, hasta hoy presidente interino, esperó en el Palacio presidencial de Planalto, vecino a la sede del Parlamento. Allí precisamente es donde debe dirigirse esta tarde, con el fin de asumir de hecho el cargo que ocupa interinamente desde el pasado 12 de mayo, cuando se instauró el proceso y la mandataria fue suspendida de sus funciones. La decisión de este miércoles supone el fin de un trámite que comenzó en diciembre pasado en el Parlamento y fue supervisado en cada uno de sus pasos por la Corte Suprema, como garante constitucional de un juicio que Rousseff, condenada por graves irregularidades fiscales, califica de “golpe”.

Ya como nuevo presidente de Brasil, Temer tiene previsto partir esta misma noche o durante la madrugada del jueves hacia China para asistir a la Cumbre del G20. Este viaje supondrá su estreno en el ámbito internacional, inmediatamente después de ser confirmado en el poder.

MS (efe/dpa/reuters))

31 de agosto 2016