Afrouruguayas en diálogo con el Estado

El Parlamento Nacional celebró el Día de la Mujer Afro Latina, Caribeña y de la Diáspora en el Palacio Legislativo.

 

El evento fue organizado este lunes 26 por la Bancada Bicameral Femenina y se desarrolló en la Sala Francisco Acuña de Figueroa del anexo del Palacio Legislativo. “Le debemos a la población afrodescendiente en América el haber ayudado a encender esa llama de libertad, de independencia, de justicia”, afirmó Raúl Sendic.

El presidente de la Asamblea General, Raúl Sendic destacó que la humanidad toda tiene una enorme deuda con la población afro y no solo con la afro-latina, la afro-caribeña, la afro-americana. Agregó que la gran cantidad de riqueza natural y humana de África en lugar de traer felicidad trajo masacre y penuria y “fueron desprendidos de este continente millones de personas”. Enfatizó asimismo que el régimen esclavista fue de “lo más detestable” que ha tenido la humanidad, incluso previo a la colonia en América.

Tras la parte oratoria de apertura se realizó el descubrimiento de una gigantografía de mujeres afro de la que participaron mujeres de todo el país y de distintas filiaciones políticas. Luego, legisladoras de la Bancada Femenina Bicameral desarrollaron debates y reflexiones sobre la temática.

La evolución de las políticas públicas focalizadas en la población más vulnerable por condiciones socioeconómicas, implementadas en Uruguay en la última década ha contribuído a revertir importantes brechas de desigualdad. Sin embargo, esos avances se desdibujan cuando se aplica un análisis de intersecciones sobre ciertos datos:

– Para el año 2014, una de cada cinco personas afrodescendientes vivían en hogares pobres, al tiempo que ese valor se reduce a la mitad en el caso de las no afrodescendientes; la tendencia se mantiene para el año 2015.

– Las personas afro continúan ingresando al mercado laboral en edades más tempranas; la tasa de desempleo de las mujeres afro alcanza el 14% en relación al 7.7% de las mujeres no afro.

– Las mujeres afro se desempeñan en trabajos menos calificados y peor remunerados, lo cual se traduce eventualmente en vulnerabilidad respecto a la seguridad social.

– Tanto en varones como mujeres afro de 65 y más años es mayor la proporción de personas ocupadas que entre las no afro.

– La proporción de pensionistas afro es mayor tanto en varones como en mujeres, mientras que la proporción de personas jubiladas es mayor entre las personas no afro.

– Las proporciones más bajas de educación terciaria corresponden a las mujeres afro: 11,5% frente a 23.3% de las mujeres no afro.

– Según la Encuesta de Prevalencia de Violencia Basada en Género y Generaciones que se realizó en 2013, 8 de cada 10 (78,5%) de las mujeres afro han vivido alguna situación de violencia; entre las mujeres no afro la proporción es del 67,2% (7 de cada 10).

El Diálogo Sociedad civil –Estado sobre Mujeres Afrodescendientes, que retomó su espacio participativo el pasado 22 de julio en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, tiene por finalidad dar cumplimiento a los diversos compromisos asumidos por el Estado uruguayo a nivel nacional e internacional. Entre los primeros se encuentran las leyes 17.617 (2003) sobre actos de violencia moral o física por razón de color de piel, raza, origen nacional o étnico; 17.817 (2004), contra el racismo, la xenofobia y toda otra forma de discriminación; 18.059, que instituye el Día Nacional del Candombe, la Cultura Afrouruguaya y la Equidad Racial y más reciente 19.122 de acciones afirmativas para favorecer la participación de la población afrodescendiente en las areas educatriva y laboral.

En el plano internacional, se cuentan las convenciones sobre eliminación de todas las formas de discriminación racial, la relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza y la que trata sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. También el documento contra el racismo, la xenofobia y formas conexas de intolerancia, emanado de la Conferencia mundial realizada en Durban, Sudáfrica , en el año 2000.

Durante el diálogo entre Estado y sociedad civil se intercambió sobre acciones y desafíos de la política pública para desestructurar el racismo y mejorar las condiciones de las mujeres afro en torno a ejes de trabajo sobre derecho a una vida libre de violencia de género, al acceso a una educaión y cultura sin estereotipos culturales de género, a una vida saludable, a mejores oportunidades de desarrollo en el mundo del trabajo productivo y empresarial y al empleo de calidad y desarrollo de capacidades laborales.

Con los insumos recogidos se comenzará a diseñar, además de la base para definir una estrategia regional, la Estrategia de Montevideo que deberá surgir de la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe de la Cepal, que tendrá lugar en nuestra ciudad capital del 25 al 28 de octubre de este año y donde también se generará una escucha diferenciada de los asuntos que competen a las mujeres afrodescendientes.

La Rpública

27 de julio 2016